AM Sumalla | PROYECTOS
15548
page-template-default,page,page-id-15548,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-14.0,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

PROCESO DE REFORMA INTERIOR DE VIVIENDA

La cocina, aunque fue renovada hace años, precisaba de una rehabilitación a fondo. Se realizó lo siguiente:

Para actualizar la cocina se optó por la retirada completa de sus muebles, ya que estaban demasiado deteriorados, y se cubrieron los azulejos de pared con un mortero especial, preparados para pintar.

El aparato calefactor se retiró, ya que estaba obsoleto, y en su lugar se puso una despensa, con el fin de aprovechar todo el espacio para almacenaje. También se creó el mueble para la nevera.

Los muebles bajos y altos fueron acabados con madera lacada en brillante y tiradores de aluminio gris. Se colocó una de las vitrinas con cristal negro, para dar un punto diferente a la homogeneidad blanca de todos los muebles de cocina. La encimera y el frontal del mueble bajo fueron forrados con pino macizo, dando un aspecto fresco y elegante a la vez. También se incrementaron los puntos de luz en techo, tipo leds.

Durante el proceso de rehabilitación se cuidó todo el estado de la cocina, protegiendo en todo momento todos los elementos y procediendo a la retirada constante de escombros, dejando limpias las estancias.

Los marcos de todas las puertas -de madera- y los zócalos, fueron sustituidos por marcos de madera lacados en blanco satinado. Lo mismo se hizo con los zócalos, enrasados sin junta a la pared. El conjunto aparece homogéneo, pudiendo aprovechar la luz y el ambiente diáfano.

Todas las ventanas y puertas balconeras, que eran de madera, fueron sustituidas por carpintería de aluminio en blanco y vidriera con rotura de puente térmico.

Todo el pavimento de la vivienda fue doblado por parquet estilo “roble”, de color semiclaro, dando una calidez al conjunto.

En los dormitorios se aprecia el cambio. La sustitución de la carpintería metálica en las ventanas, aprovechando la máxima luz posible, el aspecto renovado que ofrece el parquet y la adecuación de las paredes y el techo. Se aplicó un color blanco “roto” en las paredes y el techo para proporcionar más amplitud al espacio.

El baño lo encontramos inicialmente con una bañera muy deteriorada, que ocupaba el fondo del espacio. Las paredes estaban alicatadas con azulejos blancos, también en muy mal estado, y la caldera para el agua caliente sanitaria estaba en la zona superior al lavabo. Además, el baño disponía de luz escasa.

Se decidió sustituir la bañera por una placa de ducha de material de resinas, que ocupara la zona transversal del fondo del baño, protegido por una mampara y con grifería actualizada.
Para dar un toque de modernidad y elegancia, se escogió un mosaico hidráulico en el fondo de pared, con tonos similares al pavimento, de gres porcelánico de estilo “roble”, similar al parquet del resto de la vivienda.

El baño fue reconstruido en su totalidad, colocando un mueble nuevo, un espejo y una lámpara. También se colocó un punto de luz superior en el techo para dar más luminosidad. Las paredes fueron recubiertas por azulejos de blanco mate y se creó una ventilación en la zona de la ducha para eliminar la humedad en esa zona.

Se colocó una caldera nueva en el exterior de la vivienda, con más capacidad, en la zona de lavadero, junto a la cocina.

Detalle de la puerta de entrada, la cual fue forrada de madera lacada en blanco, al igual que el resto de puertas de la vivienda, que fueron sustituidas en su totalidad.

Un lienzo hecho a mano y personalizado exclusivamente para esta vivienda. Forma parte de la caja que encierra los interruptores eléctricos.